Psicologos de nuestra infancia

Los Psicólogos de antes

Bueno pues como el título lo adelanta, hoy hablaremos de esos malditos psicólogos que nos arruinaron la infancia, esos desgraciados que nos dejaban marcas casi para toda la vida, esos que sin necesidad de una sesión de una hora te hacían refleccionar sobre la vida, esos infelices psicólogos que hoy día nos convirtieron en delincuentes, en rebeldes sin causa en malvivientes sin oficio ni beneficio, esos mismos que les hace falta a muchos escuincles hoy día y que incluso tendrían mejores resultados que ni el mismísimo Sigmund Freud conseguiría, estoy hablando de las incomparables MADRIZAS que te acomodaba tu mamá cuando te portabas mal y hoy día recordaremos -algunos- de los mejores psicólogos que usaba la jefa.

1.- El Escobazo del amor

No se te ocurriera atravesarte cuando la jefa estuviera barriendo porque le movias toda la basura y el polvo y te agarraba a escobazos – y el que diga que no miente- o encender el abanico cuando estuviera barriendo por que también te tocaba, si por equivocación estabas comiendo, o viendo tele no te pedía que levantaras los pies… un palazo era suficiente para que supieramos que teníamos que hacer.

Imagen ilustrativa, no encontré escoba de guano como la que usaba tu mamá

2.- La Correa de papá

Esta era un clásico, cuando estábamos haciendo berrinche y la jefa se enchilaba, pero aún quería darnos una oportunidad… la correa era el arma elegida… Primero amenazaba con 3 golpes en el suelo pa que sintiéramos la vibra de lo que nos podía suceder, si aún así el berrinche continuaba… ¡AGUAS! hay se dejaba venir el primer correazo ¿Seguías? Otro correazo y así hasta que la jefa se cansara o que tus piernas ya estuvieran entre sangre.



 

3.- La Soga

¡Uy! Estas ya son palabras mayores, ¿Te saliste de tu casa para ir a jugar con tus amigos sin permiso? ¿Te fuiste sin hacer sin tu tarea? no no te tocaba una sesión de sogazos para que no te volvieras a ir sin permiso, pues que te crees ¿Ya te mandas solo? Cuenta la leyenda que si la jefa remojaba la soga la cosa iba enserio, dicen que también había una variante de esto y era         cable de teléfono

4.- La Hombrera

Esta aplicaba cuando estabas en tu cuarto y habías hecho tu desmadre, la jefa no dudaba ni un minuto y descolgaba una hombrera (dícese del objeto con el que se cuelgan las camisas) y te amenazaba, te burlabas por que sabías que no te iba a pegar y era cuando sentías el rigor del hombrerazo en las patas…

5.- La MAJESTUOSA e IMPOLUTA Chancla

Este, sin duda, fue el mejor psicólogo de nuestra infancia, esta no tenía reparos por darte tu sesión psicológica a la hora que la necesitaras, pero OJO no era cualquier chancla,  no no no no no, tenía que ser la incomparable DURAMIL, el poder de esta chancla hizo que, hicieras tu tarea, comieras, dejaras de correr, de brincar, de saltar, te metias a bañar, te decian que te bajes del arbol a chancletazos, no te bajabas te caias y aparte del golpe tu chancletiza por no hacer caso. Sin duda la chancla… es la chancla

¿Recuerdas algún otro psicologo que no haya puesto aquí? Comentalo y compartelo RECUERDA que hay alguien que quizá le haga falta una buena sesión.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *